La historia de El Trinche me hace pensar en lo que pasamos por las redes



Seguramente en el próximo taller (ojalá y pronto) en que quiera hacer un punto sobre la diferencia de difundir y comunicar, e incluso del rol que tienen las redes sociales, tal vez use esta genial historia de El Trinche.

La verdad que no tenía ni idea de quién era, ni ahora tampoco es que me vaya a poner a buscar como loco. Pero hay mucho de lírica en todo ello, en contraposición a la épica que tanto enrruida las redes sociales. El haber pasado hoy por ahí a releer la historia me ha hecho revivirlo de alguna forma, pensarlo y pensar en lo bello que es el no poder tener ningún registro de las hazañas que se cuentan.

Tal vez las organizaciones sociales se emperran demasiado en contarlo todo con palabras en lugares ubicuos, y tal vez podría invertirse más tiempo en cuidar que a la larga, exista una lírica como la de El Trinche cuando hablen de tí, o de tu trabajo, o de tus proyectos.

¿Acaso no son las fiestas de las que no tenemos fotos las que recordamos con mayor intensidad?

Suscribirte
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments