Entrevista de Jonatan Almaraz sobre comunicación popular

Es medio raro ser entrevistado cuando el que lo hace normalmente eres tú, o te la pasas, como es mi caso, haciendo que otros se animen a entender la magia de la entrevista. De todos modos, Jonatan Almaraz me ha devuelto la que le hice cuando pasó por mARTadero para el 1er Encuentro Internacional de Radios Comunitarias y Software Libre, y mira tú, pues igual la paso por aquí porque al fin y al cabo hablo de las cosas que me gustan, de lo que pienso y de este espacio en el que lo estás leyendo.

Si quereis (deberíais) daros una vuelta por su blog no tiene desperdicio: periodismolibre.com.ar

Además os dejo la entrevista que hice a Jonatan:

 

Aquí la entrevista de Jonatan Almaraz desde su enlace original con licencia CC BY/SA

“No podemos no ser actores de eso que llamamos comunicación popular”. Una charla con Dani Cotillas…

Dani, las presentaciones siempre se quedan quedan cortas, pero el “manual” dice que te tendrías que presentar a los lectores… ¿qué les dirías?

 

Yo, danicotillas
Por alguna razón muevo excesivamente las manos al hablar en público.

Hola, me llamo Daniel Cotillas. En los 80 nací anecdóticamente en España, en un barrio popular de Madrid. Mis padres y mis abuelos son obreros, lo que me ha llevado durante toda mi vida a tener una concepción popular y comunitaria tanto de los procesos de trabajo como de las relaciones económicas, políticas y sociales. Por ello, desde mi área de trabajo, la Comunicación, considero muy importante el entendimiento de los mecanismos y procesos que nos llevan a relacionarnos de una u otra forma con el otro.

En la Universidad estudié Publicidad y Relaciones Públicas, pero creo que en una época (fines 90´s, inicio 2000) en la que se establecía una relación de aprendizaje muy crítica para con las teorías y los modos de hacer. Desde ahí tuve la oportunidad de poder viajar encajando diversos trabajos no siempre relacionados con la Comunicación en sí, pero de alguna forma sí estableciendo una base de lo que hoy pongo en juego desde mi día a día: el relacionamiento humano, los nuevos paradigmas de cambio social y las tecnologías como modos de pensar nuestros modos de hacer.

Desde hace casi 7 años vivo y trabajo de forma autogestiva en un proyecto de arte y cultura para el cambio social llamado mARTadero en Cochabamba, Bolivia. Desde aquí, junto a un gran equipo, intentamos plantear una forma de pensar y hacer la Comunicación dirigida a reforzar el compromiso social y la construcción colectiva de futuro.

Desde hace cuanto estás en esto de la comunicación popular? ¿Por qué este paradigma y no otro?

Supongo que no podemos no ser actores de eso que llamamos comunicación popular, es la materia viva que hace que se muevan las sociedades. En mi caso, pasé a estar del lado activo de la proposición y la gestión de la comunicación mucho más intensamente cuando llegué a Bolivia. Previamente tuve la oportunidad de aprender desde animación sociocultural hasta programación web, lo cual fue un gran aprendizaje de ampliación de miradas desde la lógica binaria.

Yo entiendo la Comunicación como la generación de procesos de interrelación e intermediación entre las personas y de éstas a través de organizaciones, colectivos, instituciones, etc. En este sentido, entiendo la comunicación popular desde la forma de encarar los procesos para los que realizamos nuestra comunicación.

En una comunicación empresarial nos puede importar poco la participación social de los trabajadores de la empresa, nos importará gestionar el clima organizacional y determinados aspectos, pero no tanto la capacidad de proposición y autogestión que tienen los individuos por separado y en conjunto. De esta forma, y entendiendo que el mundo es más maravilloso cuántas más opciones tenemos de desarrollar nuestras potencialidades, es que creo que el paradigma de la comunicación popular nos plantea un reto genial: el de reconocernos desde la empatía, la colaboración, y sobre todo, el cariño hacia el otro y sus decisiones.

¿Como surgió la idea de “Comunicación Abierta?¿Es un iniciativa propia o en colectivo?

Comunicación Abierta es el nombre que decidí ponerle a mi blog personal, algo que abrí aceptando mis propios planteamientos de que tenemos la responsabilidad de contarnos y hacernos entender. Quiero aclarar primero que ni de lejos pretende ser una nomenclatura que sea utilizada a futuro, o con visos de ser científicamente definida. De hecho es bastante gracioso cómo hoy muchos comunicadores intentan ser inventores de algún tipo de expresión juntando dos palabras donde una suene muy techie. No, no… Simplemente me gusta la palabra abierto porque me remite a accesible y entiendo esta palabra no sólo como el acceso a una información sino la capacidad intrínseca que ha tener ésta para ser comprehendida, analizada, investigada, compartida, modificada, etc.

De esa forma es que pensé que hablar de Comunicación Abierta era el modo perfecto de intentar explicar la comunicación desde la forma en que yo la veo, que es completamente relacional: desde el arte, la sociología, el autodidactismo, la tecnología,… Nace como una iniciativa totalmente propia, pero si alguien me escribiese diciendo que le gustaría escribir o colaborar en el post, lo publicaría después de leerlo y secarme las lágrimas.

Creo que hoy, tener un espacio donde nos contamos (véase blog, videoblog, programa de tv, periódico, fanzine,…) es una de las acciones comunicativas más revolucionarias que pueden existir porque estamos dándole a las plataformas de comunicación el sentido de inmensas posibilidad para las que nacieron. Ante el acoso en la centralización de nuestros espacios de relacionamiento tenemos que ser conscientes de qué y cómo es la sociedad que queremos construir.

Tengo conocimiento de tu militancia dentro de la filosofía de la Cultura Libre… ¿Qué es?

La Cultura Libre es el paradigma de intercambio de información en la era digital. Está íntimamente relacionada con los derechos de autor y la propiedad intelectual ya que, ante el surgimiento de Internet, la distribución de la producción cultural se vió completamente transformada. Antes con los vinilos o casettes y los libros impresos era muy difícil que las copias caseras pusiesen en jaque a la industria. Con la aparición de los soportes digitales, sumado a la posibilidad de compartirlo abiertamente por Internet se crea una mezcla explosiva en la que de repente se nos quiso posicionar a los individuos en la tesitura de arrogantes delincuentes.

Creo que el tema es muy complejo, por eso después de años de la aparición de organizaciones que pretenden la articulación de la Cultura Libre, como Creative Commons, no se logra un consenso social a propósito de cómo queremos y debemos acceder a los bienes culturales.

Por un lado tenemos un lobby hiper-agresivo con intereses comerciales que atacan las legislaciones de derecho de autor para que primen sus intereses por encima de todo. Pero por otro lado, tenemos a una gran cantidad de trabajadoras y trabajadores del sector que se ven perjudicadas/os ante el cambio radical que ha sufrido el consumo de estos bienes culturales.

Para mi, entonces, la Cultura Libre es la concepción de una necesaria distribución de las posibilidades de acceso tanto a los productos culturales como a la capacidad de producirlos, sin que ello suponga un desmedro en la profesionalización. Así, la Cultura Libre no es descargarse cualquier cosa de Internet y usarla “porque puedo”, sino establecer una nueva relación ética entre el productor y el consumidor, donde éste acepta las reglas de un nuevo contrato social donde respeta las condiciones de “no uso económico” o “no remezcla” por ejemplo, al tiempo que entiende reconocer al productor de formas plurales, no sólo económicas.Es en esta reconfiguración ética del acceso donde creo que está el verdadero reto.

¿Y como convive eso con la idea de comunicación popular?

De forma completamente transversal. Cuando entendemos la comunicación como la gestión de procesos a distintos niveles y no sólo como una forma única de hacer las cosas, o peor, de difundirlas, entonces podemos leer nuestro contexto. Nuestra realidad es tanto más permeable cuanto más nos conectamos. Es necesario saber dónde vivimos, quienes tenemos a alrededor y qué relación queremos entablar con ellos. Pero acto seguido, un gran porcentaje de las poblaciones, accede a posibilidades “nuevas” de relacionamiento a través de las tecnologías que van modificando los modos de hacer, ser y estar.

El acceso a la información, a productos culturales como la música, el cine o la literatura, se convierte en una constante en nuestro día a día. A veces caen en un discreto ridículo las sociedades con un discurso muy nacionalista en lo cultural, porque al mismo tiempo sus calles están llenas de cine y música global que es transmitida por cable. Esto es algo que debemos leer desde nuestro quehacer comunicativo. No es cuestión de confrontarse, es cuestión de entenderlo para poder, desde ahí, plantear alternativas reales de construcción social más allá del consumismo y la avaricia desatada.

La Cultura Libre es, como decía, una lógica de acción respecto a la relación que queremos tener tanto con la producción como con el consumo cultural. La comunicación popular tiene la responsabilidad histórica de leer las tecnologías y sus lógicas desde la posibilidad de creación y relacionamiento humano y no desde su confrontación.

Suscribirte
Notificación de
guest
1 Comment
lo más antiguo
lo más nuevo lo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Daniel Cotillas Ruiz

UNA CHARLA CONMIGO: ENTREVISTA DE JONATAN ALMARAZ SOBRE COMUNICACIÓN POPULAR https://charlemos.barriohacker.net/url/5193 Es medio raro ser entrevistado cuando el que lo hace normalmente eres tú, o te la pasas, como es mi caso, haciendo que otros se animen a entender la magia de la entrevista. De todos modos, Jonatan Almaraz me ha devuelto la que le hice cuando pasó por mARTadero para el 1er Encuentro Internacional de Radios Comunitarias y Software Libre, y mira tú, pues igual la paso por aquí porque al fin y al cabo hablo de las cosas que me gustan, de lo que pienso y de este… Leer más »