Nos encontramos en abierto

El chat está modificando, en parte, la capacidad que tienen las herramientas de comunicación de convertirse en espacios de riqueza donde encontrar personas, ideas, propuestas, tips y muchas más cosas. Hacer públicos nuestros debates se convierte en una acción muy precisa para generar una relación más honesta con la interlocución en el mundo digital.

2.ª Brumas Matinais na Serra da Estrela, por Sara Bento. CC-BY-SA-4.0.

La verdad que soy bastante fan de todas las plataformas de comunicación. Cada una tiene lo suyo, su lenguaje, su universo y su sentido. Pero hay una en específico que últimamente me genera más desapego que cualquier otra: el chat.

El tú a tú se ha convertido en el nosotras a nosotros a través de grupos de forma que mucha de la riqueza de nuestras discusiones acaba solapada por la incesante vibración de nuestro dispositivo móvil. Es rico el poder escribir a alguien un mensaje y mantener una conversación, desde lo privado, para fines escuetos y directos. El problema, incluso a nivel de acto hiper-responsable para con la gestión de la información que yo poseo y quiero compartir, es cuando nuestro esfuerzo diario acaba siendo agotado en la inmediatez del click. Por un lado no nos deja tiempo para madurar una respuesta, una argumentación crítica o el necesario espacio y tiempo para poder asimilar la difícil comunicación no verbal. Por otro, estamos limitando muchísimo las oportunidades de aprendizaje colectivo y encuentro con personas y pares con las cuales podríamos seguir enriqueciéndonos.

En este segundo caso me refiero muy precisamente a las discusiones sobre diversas temáticas, resolución de problemas, argumentaciones sobre la realidad política y coyuntural… es decir, nuestra visión de las cosas. Diariamente me escriben muchas amigas, gente de paso por algunas redes, desconocidas, sobre tips, soluciones a herramientas digitales o simplemente mi opinión sobre algo. ¿Se imaginan la implicancia que tiene que esa conversación sea pública? Obviamente no son temas excesivamente privados, todo lo contrario.
Ya sabemos cuál es el sentido de un blog y eso precisamente estoy haciendo aquí. Colocando mis ideas, intentando hilar una reflexión sobre la que me quiero discutir contigo. Así, en el día a día, la discusión es más rica cuanto más abierta. Y abierta implica además que los espacios donde se hacen mantienen una ecología de las lógicas de participación. Digo esto porque las redes corporativas están, técnica y políticamente, incapacitadas para poder generar un espacio de diálogo y participación sano.

Creo que en gran parte hacer públicas nuestras dudas y procesos de resolución de problemáticas así como el compartir nuestras ideas es uno más de los pequeños pasos que sirven para una gestión comunitaria más activa. Al final ¿cuántos grupos cerrados de gestión o debate de ideas se crean al día? Necesitamos ágoras y plazas digitales, y la solución para resolver esa necesidad está en la toma de decisiones tan pequeñas como ésta. Ahí, en tus manos.

Así que, si te apetece, creo que es momento de que charlemos <– Si, ese es un vínculo para animarte a pasar, de a poco, a redes más libres de discusión abierta (guiño guiño).

Suscribirte
Notificación de
guest
1 Comment
lo más antiguo
lo más nuevo lo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Daniel Cotillas Ruiz

NOS ENCONTRAMOS EN ABIERTO
https://www.comunicacionabierta.net/blog/2015/10/nos-encontramos-en-abierto/
El chat está modificando, en parte, la capacidad que tienen las herramientas de comunicación de convertirse en espacios de riqueza donde encontrar personas, ideas, propuestas, tips y muchas más cosas. Hacer públicos nuestros debates se convierte en una acción muy precisa para generar una relación más honesta con la interlocución en el mundo digital.