Bolivia no quiere no tener libertad de expresión en Internet

La política se basa en la maestría en el discurso, lo que conocemos como diplomacia. En este ámbito, una doble negación no se entiende desde el silogismo de la afirmación, sino un ámbito intermedio y templado en el que no necesitamos aclarar nuestra posición. Por ello, Bolivia se merece mucha más claridad, así como una firme postura respecto a los derechos en Internet.

Imagen original de netzpolitik.org: Fight for your digital rights

Estarás pensando, ¿por qué el artículo no se llama directamente «Bolivia quiere tener libertad de expresión en Internet»? Y es que no es tan fácil cuando nos vamos a las altas esferas políticas, y más específicamente las onusianas.

Resolución por la promoción, protección y disfrute de los derechos humanos en Internet

Hace una semana la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas ha publicado una resolución en defensa de “la promoción, la protección y el disfrute de los derechos humanos en internet”.

Lo primero que debemos entender es que una resolución es una serie de pedidos que se hace a los estados miembros para que se cumplan en pos de la defensa de los Derechos Humanos, y el Internet ya es considerado uno de ellos desde 2011. Además, y muy importante a tener en cuenta, es que una resolución no es vinculante. Esto quiere decir que la Comisión plantea esos pedidos a modo de recomendaciones pero no implica que los estados tengan que cumplir con ella obligatoriamente.

Aquí puedes leerla (de hecho te lo recomiendo para entender todo lo que está en juego):

Fuente: https://www.un.org

Llegados a este punto, y en donde se ha generado la mayor crítica, es por el hecho de que varios países no aparecen mencionados en la resolución. Este es un punto interesante a entender.
Las resoluciones son propuestas por una serie de países que promueven su aprobación. La suma de otros estados miembros implica un apoyo para que salgan adelante, pero la presencia o no en la resolución no implica la aceptación implícita. ¿Por qué? Porque al ser las resoluciones no vinculantes sirve con un proceso de consenso en el que se aplica una aprobación como constancia de esas recomendaciones que tendrán que seguir de ahora en adelante si quieren estar al día con la Comisión de Derechos Humanos.

Desde la dialéctica de la prensa

La noticia que más sarpullidos ha sacado a los políticos bolivianos ha sido la publicada por eldiario.es titulada: «Estos 17 países han votado en contra de la libertad de expresión en internet».

En ella se menciona:
«[…] Quizás el caso más sorprendente en este grupo sea el de Bolivia que, si bien defiende la libertad de expresión y no ha protagonizado escándalos relevantes de censura en internet, la pasada semana votó en contra de la resolución de la ONU.»

Existe aquí un juego retórico que es el que ha hecho que desde el estado boliviano hayan alzado la voz. Bolivia no votó en contra, directamente no votó, porque se decidió por consenso. Es decir, no existió en ningún caso tal votación. Y así se hicieron eco equívoco Los Tiempos y donde Página Siete pule un poco más los detalles.

Entonces, el artículo de @alvarohernandec en eldiario.es tal vez debería haberse titulado: «Estos 17 países no han apoyado una resolución a favor de la libertad de expresión en internet».

La reacción boliviana

El embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, enseguida se apresuró a desmentir a eldiario.es con una afirmación compleja: «La resolución sobre protección y disfrute de los derechos humanos en el Internet se adoptó sin necesidad de voto.»

¿Por qué compleja? Porque la única respuesta posible es el título de esta entrada. No se afirma el apoyo a la propuesta de Resolución por la promoción, protección y disfrute de los derechos humanos en Internet, sino simplemente se aclara que la falsedad del enunciado reside en la inexistencia de tal votación.

Lo interesante de los medios digitales contemporáneos es que a veces nos permiten poder dialogar directamente con las personas involucradas. Así, a través de Twitter, estas fueron las respuestas que me pudo dar el Sr. Llorenti a mis dudas:

La pregunta más clave aquí para el propósito del texto es justamente: «¿Prevé entonces #Bolivia anunciar que se adhiere totalmente a los DD.HH. en Internet?». La respuesta, desde una diplomacia estoica, nos comunica más de lo que dice realmente. No es el apoyo a la resolución lo que está aquí en pugna sino el hecho de advertir sobre la falsedad de un enunciado periodístico ante la falta de veracidad en la existencia de una votación. Nos queda como consuelo que uno de los corazoncitos del último tweet pertenece al Sr. Llorenti por lo que podríamos hacernos una idea abstracta de que a lo mejor realmente le gusta la idea de defender los derechos de Internet en el país.

En la misma línea, si leemos el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia la condena viene, igualmente, al mal tino que tuvo el periodista con el titular y además, cae a colación un llamado a recordar a los medios de comunicación bolivianos que el periodismo ético está legalmente reñido con el sensacionalismo. De nuevo, se reafirma esta diplomacia en la que lo criticable es un sensacionalismo que consideran dañino (y obvio que lo es) para la soberanía de los pueblos, pero en ningún caso menciona o afirma tajantemente la postura de Bolivia al respecto de la Resolución del Consejo de Naciones Unidas, y más aún, cuál es realmente la diplomacia que se ha realizado en beneficio de las y los bolivianos.

Entre enmiendas anda el juego

Cuando se presenta una resolución ante la Comisión, todos los estados miembros están invitados a hacer enmiendas. Es decir, plantear modificaciones para que el documento final cambie respecto a lo que plantean. He aquí donde al parecer sí que Bolivia jugó un rol activo.

La web de activismo por la libertad de expresión article19.org publica un artículo (en inglés) donde explica qué pasó para darse el malentendido:

«Aunque la resolución fue adoptada por consenso, encaró la oposición de una minoría de estados.
La Federación Rusa y China encabezaron enmiendas a la resolución enfocadas a borrar los llamados a los estados para adoptar un «acercamiento basado en DDHH» para proveer y expandir un acceso a Internet» [1], y eliminar referencias clave a la Declaración Universal de Derechos Humanos y el lenguaje sobre libertad de expresión de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos [2]».

Tanto en la enmienda 1 como en la 2 Bolivia votó a su favor. Es decir, Bolivia no ha votado en contra de la resolución porque no hubo tal, pero ante la presentación de enmiendas de estas características sí se puso a favor.

Aquí una muestra de estas enmiendas:

Lamentablemente el apoyo que reciben estas enmiendas no quedan plasmadas en el documento por lo que nos apoyamos en la fuente creíble de article19.org, así como en la aclaración que Noticias Fides ha realizado a propósito de la acusación de la cancillería a medios bolivianos de violar el derecho y acceso a la libre información.

 

Un reclamo urgente

Esta resolución es, al momento de nacer, histórica. La creciente amenaza a las libertades en Internet requiere que actuemos para lograr tener herramientas efectivas de defensa de nuestros derechos. Como mencionan en la Red en Defensa de los Derechos Digitales:

«La resolución llama a los Estados a atender las preocupaciones sobre la seguridad en Internet en concordancia con sus obligaciones internacionales en derechos humanos, con el fin de garantizar la protección de la libertad de expresión, la libertad de asociación, la privacidad y otros derechos humanos en línea; a través de instituciones democráticas y transparentes basadas en la ley.

No es lo mismo que Bolivia
no quiera no tener libertad
de expresión en internet
aceptando el consenso de
una recomendación,
que Bolivia quiera libertad
de expresión en internet
haciendo pública su postura
.

Así mismo, la ONU condena inequívocamente todas las violaciones y abusos a los derechos humanos, tales como tortura, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, expulsiones, intimidaciones y acoso, así como la violencia de género cometida contra personas que ejercen sus derechos humanos y libertades fundamentales en Internet. El organismo también condena las medidas para prevenir o interrumpir intencionalmente el acceso o la diseminación de la información en línea, en violación de las leyes internaciones de derechos humanos; pidiendo a los Estados que se abstengan y cesen esas medidas.»

El momento histórico en el que se encuentra Bolivia reclama que para la constitución de un proceso de cambio sostenible y libre en internet es necesario un posicionamiento firme de apoyo a la resolución en defensa de la promoción, la protección y el disfrute de los derechos humanos en internet.

Porque no es lo mismo que Bolivia no quiera no tener libertad de expresión en internet aceptando el consenso de una recomendación, a que Bolivia quiera libertad de expresión en internet haciendo pública su postura. Y así como Bolivia, el llamado debería ser generalizado a aquellos estados que sí la han apoyado, como España, donde la conocida como Ley Mordaza no casa en absoluto con esta resolución.

Pero atención, que no es cuestión de dejar en manos de los políticos que esto ocurra. Es clave la labor de presión de la sociedad civil en estos casos en los que solicita que sus estados apliquen y ratifiquen, al menos, estas resoluciones que son un inicio para sentirnos más libres.


Para la elaboración de esta nota se ha usado material recopilado y compartido por Javier Badani y se contó con el apoyo de Andrea Ixchíu y Lil Fredes.

Imagen original de netzpolitik.org: Fight for your digital rights

Suscribirte
Notificación de
guest
2 Comments
lo más antiguo
lo más nuevo lo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Juan Luis Gutierrez Dalence

es un bonito articulo y sobre todo yo quedo muy agradecido por la cantidad de informacion que pone a disposicion de los interesados, muuy bueno!…ahora mi comentario, con mi posicion…: me parece que cae en lo que supuestamente critica, el sensacionalismo, y me pregunto , porque?…bueno aca va: Sobre la preocupación por la enmiendas (en donde se juega entre lineas la cuestion), que más allá que demuestra una desconfianza ante lo expresado abiertamente por el representante boliviano – digamos con su corazon en twiter ante las preguntas-, si uno revisa la enmiendas aparece lo siguiente: copio y pego la declaracion,… Leer más »